Cuando
veo por las ventanas
veo dos esculturas
son amigas, hermanas
de una de ellas sólo hay sus pies
la otra tiene el trigo pero, ¿qué pasa?
Estuvieron años. Pienso que diez.
Las dos chicas son ramas de un mismo árbol.
Se quieren, pero no son ramas de col.

Habían días que estaban bien y estaban días en que
las chicas disputaban. ¿Las disputas? Habían cien.

La hermana no es robusta, a ella le gusta ver fotografías de flores,
imágenes de flores. La otra hermana, a ella no le gustan las palabras.

Después, la disputa se fue a puertas traseras.
Se fue atrás.

¿Volvió después de las semanas?

No, pero quedaron sus pisadas
                                                            en la piedra.

Sus pies son su fantasma ahora.
Ella no es intacta.

Esta es la historia de todas las hermanas.
Mira mis palabras.

(Escrito por Viola)